<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19736434\x26blogName\x3dBeers+%26+Bears\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://beersandbears.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://beersandbears.blogspot.com/\x26vt\x3d-3965068709338864623', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sunday, September 10, 2006

EDITORS - The Back Room

Tal como lo sugiere el arte de tapa, ominoso y negro, todo aquel que ame los sobretodos negros, o a Joy Division, o a Don Cornelio, o la filosa sequedad instrumental del post punk debería sentir, al menos, curiosidad por esta banda.

Tranquilamente este cuarteto de Birmingham podría ser el Danger Four de Joy Division (de final de los setentas) o de los primeros Echo and the Bunnymen. Esta ironía no indica pereza a la hora de escribir este comentario o falta de imaginación (puede que si, pero no por esto), es que las marcas de esos dos cuartetos es tan clara y tan evidente ya en la primer escucha de “The Back Room” que no hace falta ninguna mente sagaz para descubrirlo.

Una visión del mundo un tanto retorcida (pero no sin cierto aire optimista), atmósferas ominosas, bases secas y marciales del bajista Russel Leetch, las baterías propulsivas de Edgard Lay, las guitarras filosas y chirriantes de Chris Urbanowicz que combinan la economía de Johnny Marr con la pedalera de The Edge, las voces cavernosas y afectadas de Tom Smith y teclados que remiten a Iglesias medievales, todo se conjuga para reproducir el imaginario post punk torturado creado por Ian Curtis y compañía y tan en moda por estos días, pero en plan mucho más accesible y sin tanta carga emotiva (cf. Interpol y los canadienses The Stills, por ejemplo).

Obviamente que ya a esta altura de la nota los que no lo han escuchado al disco tendrán, injustamente, sesgada su opinión sobre Editors. Y bueno, lo que presuponen es cierto:

  1. Editors es una nueva banda inglesa
  2. y, además, son favoritos de NME
  3. y, por si fuera poco, dan muy bien para la categoría “banda de póster”
  4. y se suben al vagón de las bandas “con marcadas influencias”.

Pero no seamos prejuiciosos. Las once canciones que forman “The Back Room” están ejecutadas con un convencimiento y una frescura tal que se despegan de las influencias marcadas previamente. No se llega a los niveles de, por ejemplo, los australianos Jet. La banda deja su impronta en este disco y, es justo reconocerlo, tienen un par de hits inmediatos que hacen que el disco nos vuelva a pedir una nueva escucha. Y en cada una de ellas, se van revelando matices que en primeras escuchas quedan perdidos detrás de la obviedad inicial.

Sin llegar a ser tan personales como las de, por ejemplo, Máximo Park, las letras (que generalmente tratan sobre muerte, pérdidas, enfermedades y demás cosas sombrías) escapan al cliché que se podría esperar de una banda “xerox”. “Ardes como un cigarrillo tambaleante” (“All sparks”), “ya deberías saber que la gente es una cosa frágil, tene cuidado con lo que le haces” (“Munich”), “la sangre corre por tus venas y ahí es donde terminan nuestras similitudes” (“Blood”), “estos oscuros pubs donde bebemos de alguna manera se iluminan cuando estoy con vos” (“Fall”).

Musicalmente, como aclaramos, no hay mucha sorpresa; más bien encontramos el perfeccionamiento de un género. Editors parece comprender a la perfección los conceptos básicos de la canción pop y de la mano de una pegadiza y limitada paleta de colores (post punk pop con aires “dark disco” introspectivo) logra hilvanar luminosas pepitas que sonarían a rabiar en cualquier fiesta indie local: los tres primeros y adictivos singles “Munich”, “Bullets” y “Blood” y potenciales singles como “Fingers in the factory” y “All sparks”.

No siempre nuevo es sinónimo de bueno; obviamente es preferible encontrar propuestas nuevas. Pero a veces, como en este caso, encontramos una propuesta que es altamente disfrutable por un determinado tiempo; especialmente para aquellos amantes del (post punk)pop más cancionero y oscuro. “The Back Room” está destinado a ser uno de esos discos que uno disfruta por un tiempo, los olvida y cada tanto los redescubre con cariño. No es, definitivamente, uno de esos discos que generan intensas relaciones a largo plazo, como podrían generar un “Unknown Pleasures” o “Cocodriles”.

Editors es otra banda que puede llegar a lograr resultados muchos más interesantes en la medida que se olviden de la colección de discos que crecieron escuchando.

[ bajar The Back Room ]

6 Comments:

Anonymous Gabi Masson said...

Excelente tu analisis de este disco!!!..es brillante la descripcion..coincido en su mayoría, y aunque lo estoy escuchando por segunda vez,sin haber sabido nada de ellos previamente, puedo adivinar esas influencias, tal como las tiene Snow Patrol...o no es muy similar este disco a "Eyes Open" de estos ultimos??..
me encantó tu blog.
saludos - Gabi

1:41 PM  
Blogger Gonza said...

Me encanto SU blog.
En tal caso te encanto SU post.

tamos?

1:44 PM  
Anonymous Gabi said...

bahh..que tenias mierda, no ha sido un gusto...

10:53 AM  
Blogger Gonza said...

Buenooooo cheeeee.
Fue un chiste nada mas.

10:54 AM  
Blogger Matt. said...

jajaja... eso por celoso. :P ^^

7:50 PM  
Anonymous Anonymous said...

[url=http://yljeavag.100webspace.net]Порно видео! / Free porn video![/url]

5:14 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home